Artículo de Prensa

[20 marzo 2012]

Nuestra compañera, María Teresa Perez Domingo, ha escrito una columna de opinión en “Idea Economía” basado en la reforma laboral, y que podéis leer el texto después de la imágen.

La reforma laboral: Parece pero no lo es

La actual situación económica y el grave problema laboral existente en nuestro país exigía adoptar una reforma inmediata que diera solución a las relaciones laborales y seguridad a la contratación de nuevos puestos de trabajo para, en consecuencia, reducir nuestro alto índice de desempleo. Con casi un 25% de desempleados (especialmente los jóvenes, cuya tasa de paro entre los menores de 25 años alcanza el 50%), nuestro actual sistema laboral nos demuestra que ha dejado de ser efectivo, prueba de ello es el cierre galopante de negocios diariamente. Desde el 2008 han cerrado 177.000 empresas, la mayoría pymes, siendo las comunidades más afectadas la Comunidad Valenciana y Murcia, por el contrario las grandes empresas están demostrado su capacidad de supervivencia.

La reforma laboral supone un gran avance en nuestro modelo sociolaboral y aunque diversos sectores la presentan como agresiva, no va a ser todo lo eficaz que debiera, ya que en su conjunto resulta insuficiente para dinamizar el anquilosamiento del mercado laboral. España, a pesar de la reforma laboral, continúa teniendo mucha mayor rigidez que la media europea, donde predomina el despido con la indemnización de 20 días por año trabajado. La actual reforma ha reducido la indemnización por despido improcedente de 45 a 33 días por año trabajado, hasta un máximo de 24 mensualidades; esto resulta trascendental en la decisión empresarial de implantar sus actividades en España o en otros países. Fuera del marco europeo nos encontramos que en países como EEUU la ley no fija ningún tipo de indemnización, ésta se pacta con la empresa.

La mayor novedad es el contrato de apoyo a emprendedores de este país, convirtiéndoles en el eje central de la reforma laboral, ya que se ve en ellos la solución a gran parte de los problemas económicos. Si todas las pymes españolas contrataran a un solo trabajador, el paro podría reducirse hasta una tasa del 7%. Las expectativas son muchas pero considero que la cruda realidad va a demostrar que, a corto plazo, la reforma no va a reducir las largas listas del paro.